Espantoso: murió bebé de un mes de nacida, padres le transmitieron enfermedad sexual

Jueves, Diciembre 6, 2018 - 17:16

Nostalgia es lo que produce la triste historia de la pequeña Elizbeth, quien con tan solo un mes y siete días de nacida, tuvo que sufrir los horrorosos traumas de padecer una enfermedad de transmisión sexual, que fue heredada por sus padres. La bebé vivía en el barrio Paraíso de la localidad de Ciudad Bolívar, y estaba bajo la custodia de su abuela materna, la señora Olga Lucía Gutiérrez Mappe.

Un antecedente

La pequeña vino al mundo en un contexto muy difícil. Sus padres se sumergieron en el mundo de las drogas desde muy jóvenes. Cada uno conseguía sus sustancias y en medio de la relación llena de incomprensión y abusos con los estupefacientes, nació la pequeña Elizbeth. Vecinos del barrio Paraíso dijeron que, desde el primer momento, Kelly Johanna Gutiérrez, madre de la menor, se la entregó a su madre para que se hiciera cargo de la niña. Sin embargo, ella vivía en la misma casa, pero seguía frecuentando las malas amistades.

La enfermedad

La niña desde el momento en que nació fue diagnosticada con sífilis congénita o sífilis fetal que, con un tratamiento a tiempo, desde el momento de la gestación, puede curarse. Sin embargo, y pese a las circunstancias en las que se encontraba Kelly Johanna, le era difícil realizarse los controles prenatales. De igual forma, la joven madre había sido declarada como habitante de calle, y el consumo de drogas también afectó la falta de desarrollo normal de la pequeña Elizbeth.

De igual forma, el Hospital Materno Infantil, en su acta de defunción, informó que la bebé presentaba un cuadro fuerte de bronconeumonía por descuido, sumado con la enfermedad primaria que le fue diagnosticada los primeros días de nacida.

Un ángel más

La menor falleció el pasado martes 4 de diciembre del año en curso, en compañía de su abuela la señora Olga Lucía, quien ahora llora con dolor y desesperación la partida de su nieta. Residentes cercanos a la señora narraron que en varias ocasiones veían cómo esta humilde mujer le rogaba a Kelly Johanna que dejara las drogas y “sentara cabeza”. Incluso afirmaron que varias veces la vieron consumir en estado de embarazo y que no se dejaba hablar de las personas cuando la veían en esas prácticas.

En cuanto al padre de la niña Elizabeth, se sabe que también deambula por las calles de la ciudad y que es consumidor de drogas.

Susana del Río

Redacción Extra Bogotá.

Sección: