¡Me dejaron sin hijos! Descuartizan jíbaros en San Joaquín que eran hermanos [FOTOS]

Foto: Imagen de Referencia
Jueves, Diciembre 6, 2018 - 17:32

“Ellos me habían dicho que se iban de mi lado para vender esa droga en una olla de San Joaquín, mis hijos desde hace un año cuando le mataron a su hermano David Gutiérrez, hincha de Millonarios, no soportaron esa pérdida cayendo en ese mundo oscuro y ahora me los mataron, me dejaron sin hijos”. Fueron las palabras de la madre de los hermanos Martínez Barragán, encontrados descuartizados en lo alto de una loma del Barrio República del Canadá de Ciudad Bolívar.

 

 

San Joaquín y San Francisco

La señora Nelly Martínez, con lágrimas de dolor al corroborar en Medicina Legal que los restos hallados en Ciudad Bolívar se trataban de sus hijos. Manifestó que Maicol Martínez Barragan, de 24 años y Luis Carlos Barragán Martínez, de 26 años, inicialmente vivían con ella en la comunidad de San Francisco, pero decidieron hacer vida ellos solos, mudándose para el sector de San Joaquín. Tenía un año que no los veía, solo por celular con quienes hablaba a diario.

 

 

Me regalas un reloj

Fue el pasado 24 de noviembre, cuando Luis Carlos la llamó para decirle que para su cumpleaños a celebrarse el pasado domingo 2 de diciembre, le regalara un reloj parecido al de su padrastro, que se lo llevara a su casa en San Joaquín y así todos en familia canta el cumpleaños feliz. “Fue la última vez que hablé con mis hijos, ya el lunes al llamarlos y no contestarme el celular, supe que algo malo había pasado, así pasaron los días, luego fui hasta su casa, hice que abrieran el lugar donde dormían, vi todas sus pertenencias, ya estaba segura de su desaparición forzada”. Dijo la señora Nelly Martínez.

Estaban en una olla

“Yo se que mis hijos habían tomado un mal camino, pero no querían salirse de allí, se habían ido a una olla en el Barrio San Joaquín a vender droga, creemos que la rivalidad en esa zona los secuestró, asesinó y descuartizó por la venganza ante la muerte de un pelao de 16 años a quien mataron hace una semana cuando les vendía su mercancía, pero no eso sólo lo suponemos, no sabemos si es verdad, lo cierto es que me dejaron si hijos, el destino me hizo una mala jugada”, manifestó en el llanto la señora Nelly.

Ayuda para enterrarlos

La señora Nelly Martínez trabaja como barrendera, no tiene dinero para enterrar a sus hijos, hizo un llamado para ver quien la pueda ayudar en el sepelio de los restos dejados por los homicidas, lo cual fue las cabezas, brazos y piernas envueltas en bolsas plásticas. En este sentido espera la solidaridad de entes públicos o privados para darles el último adiós a sus dos últimos hijos.

Fernan Hernández

Redacción Extra Bogotá.

Sección: