¿Anulado, pero no inhabilitado? Los caminos tras polémica decisión contra Antanas Mockus

Viernes, Abril 12, 2019 - 06:26

Tal vez un hecho inédito, sin precedentes en la historia, se está viviendo por estos días en el consejo de Estado, y contra un mismo personaje, que no es el que muchos consideran el más influyente del país en el nuevo siglo: Álvaro Urbe Vélez.

Se trata de Antanas Mockus: el segundo senador más votado en las elecciones legislativas del año anterior, justamente detrás del ex presidente, quien se debate en una polémica decisión del Alto Tribulan, que ayer decretó la pérdida de su curul.

Si bien por un lado, un fallo de la Sala Quinta de la corporación anula su elección, otro de la Sala Primera Especial del Alto Tribunal insiste en que no se decreta su muerte política, dado que no está inhabilitado. Lo cierto es que Mockus ya anunció que ira hasta las últimas instancias judiciales para hacer mantener su curul.

El origen de todo: los demandantes que reclamaron por los contratos de Corpovisionarios pusieron una demanda de nulidad electoral, resuelta en contra de Mockus, y además una de pérdida de investidura, que también perjudica sus intereses.

Lo cierto es que el segundo fallo ya fue apelado, y será la Sala Plena del Consejo de Estado la que defina si lo sostiene o no, al resolver el interrogante si el mismo, que deja hoy a Mockus fuera del congreso, deja la implicación que la discusión ya es cosa juzgada. 

Si bien los demandantes insisten en que el Alto Tribunal ya les dio la razón, a favor de Mockus hay un aspecto que no se ha definido, y que podría jugar a su favor: no se ha establecido si el senador actuó con dolo. Solo hasta que se demuestre que obró de mala fe en el caso, se declararía su pérdida de investidura definitiva. Por ahora, mantiene su curul.

El génesis de la polémica

Cabe recordar que la inhabilidad de Mockus se pelea luego de dos contratos que firmó la entidad que representa legalmente, Corpovisionarios, con la Gobernación de Cundinamarca y con el Distrito por valor de 428 millones de pesos, justo seis meses antes de su elección como senador, algo que automáticamente lo inhabilitaría.

Mockus, en su defensa, insiste en que delegó todas las funciones de contratación en el director ejecutivo de la fundación, y al no ser él quien firmó los contratos, podía participar en las elecciones son problema, argumento con que la presidente de la Sala Primera Especial de Decisión de la Corte Constitucional, Lucy Janneth Bermúdez, tiene viva aún la elección de Mockus.

“El señor Mockus no participó porque primero, no firmó el contrato y segundo, tenía una representación conjunta con el director ejecutivo y en este caso quien suscribió el contrato y tenía la representación legal desde hace tres o cuatro años de la postulación del hoy senador Mockus”, explicó la magistrada. 

Sección: