Duro debate de control político sobre las actividades taurinas en Bogotá

Viernes, Febrero 28, 2020 - 18:34

“La Corte Constitucional estableció que las prácticas taurinas no pueden ser objeto de fomento o promoción por parte de las Autoridades Públicas.”, señaló esta mañana la concejal animalista del Partido Alianza Verde, Andrea Padilla Villarraga, en el debate de control político sobre las actividades taurinas en Bogotá.

La cabildante afirmó que entre 2016 y 2019 la Administración Distrital, en cabeza del exalcalde Enrique Peñalosa, fomentó las actividades taurinas en Bogotá, al flexibilizar las condiciones contractuales en las que se concesiona la Plaza de Toros “La Santamaría”, al hacer un uso excesivo de fuerzas de seguridad y al actuar con laxitud frente al consumo de bebidas embriagantes, en un espacio al que también se permite el ingreso de menores de edad.

Sobre el tema contractual, la concejal informó que el actual esquema de contra prestación a favor de la administración distrital por venta de boletería, genera un incentivo perverso para el IDRD.

Además, observó que en razón de la caída en la asistencia a estos espectáculos violentos, la Santamaría está empezando a convertirse en una carga fiscal para el Distrito: “En 2019 mantenerla costó $591.049.413, mientras que el ingreso fue de $574.646.181”, precisó la concejal.

Sobre el tema de seguridad, la concejal informó que en una fecha de 2017 hubo casi 9 policías por cada 10 asistentes, cuando el déficit de policías en la ciudad es de 40% con respecto a la media mundial. “La conflictividad social que genera esta actividad, rechazada por la inmensa mayoría de los bogotanos, debería ser asumida en su totalidad por los empresarios taurinos”.

Hay que decir que a este dantesco espectáculo cada vez menos ciudadanos asisten. Mientras que en la temporada taurina de 2017 fueron 28.944 personas, en la de 2017 la cifra cayó a 17.385 en 2019. “Estos últimos domingos hemos visto asistencias de 3.000 mil y 1.800 personas, pese a que la empresa organizadora de la presente temporada, Casa Toreros, ha regalado y ofertado boletas a diestra y siniestra”, señaló la concejal en el debate.

Finalmente, sobre el consumo de alcohol, la concejal informó que el año pasado ninguna autoridad reportó oficialmente la incautación de botellas o el consumo de alcohol en la plaza, pese a las no pocas fotografías y reporte sobre personas entrando licor.

Frente a estas observaciones, la concejal Padilla planteó las siguientes propuestas en materia contractual:

1. Que en el contrato de concesión se pacte una suma fija como contraprestación por el uso de la plaza (no un porcentaje por la venta de la boletería).

2. Que se incluya una cláusula contractual en las que se le exija al empresario taurino asumir los costos que implica el despliegue de medidas de seguridad.

3. Que se establezca en el contrato una sanción para el empresario taurino en caso que encuentren personas ingiriendo alcohol en la Plaza.

4. Que la Plaza se concesione el resto del año a organizaciones culturales, artísticas o deportivas, con el fin de diversificar el portafolio de actividades que se ofrecen en ella, en aras de generar ingresos para el distrito y de ofrecerles a los bogotanos una rica y variada agenda cultural.

Sección: