Horrendo crimen en Ciudad Bolívar, de seis tiros lo bajaron del 'caballito de acero'

Martes, Octubre 16, 2018 - 14:18

Temor es lo que se vive en este momento en el barrio Candelaria La Nueva (Ciudad Bolívar), tras presentarse el terrible asesinato de un joven de aproximadamente 23 años, en la esquina de la Calle 68D Sur con Carrera 49.

El hecho según logró conocer EXTRA se produjo pasadas las 10:00 pm. del domingo y ante la mirada aterradora de varios residentes que vieron como la víctima caía de ‘Caballito de Acero’ completamente bañado en sangre. “Fueron momentos de mucha angustia que se vivieron”, contó una vecina quien no quiso dar su nombre.

LO OCURRIDO

Una de las Hipótesis que se maneja en torno a este execrable homicidio se gestó desde el momento que este joven desde tempranas horas salió de su casa a cumplir varios compromisos y en las horas de la noche se trasladó hacia Candelaria La Nueva (Ciudad Bolívar), donde estaban algunos de sus allegados.

DIVERSIÓN

Todo parece indicar que en este predio comenzaron a divertirse un rato y cuando se acercaba las 10:00 pm. el afectado salió probablemente a realizar una compra y calladamente se dirigió hasta donde tenía su bicicleta que había comprado con sus ahorros, abrió la puerta, sacó la cicla, se montó y comenzó a pedalear donde la muerte lo estaba esperando.

ESCONDIDOS

Mientras esto ocurría un grupo de sicarios que hacía tiempo estaban estudiando los movimientos del joven se escondieron en la esquina de la Calle 68D Sur para matarlo.

Entonces uno de los matones se escondió detrás de un poste que destellaba una luz muy tenue y esperó a que llegara la víctima, mientras que los compinches estaban a pocos metros agazapados.

ATAQUE MORTAL

Sorpresivamente el joven apareció y su sombra cubrió parte de la vía y enseguida el asesino saltó como una liebre y con pistola silenciosa apretó el gatillo y le propinó los impactos de bala al pedalista que se anidaron en su cuerpo.

Fueron seis tiros: dos en la cabeza y los otros cuatro en el bajo vientre, que fueron letales.

TERROR

El cuerpo del hombre cayó pesadamente al piso, situación que aprovechó el verdugo para huir en compañía de los otros sicarios con rumbo desconocido.

“La verdad no se escucharon las detonaciones, solo observamos el rápido movimiento del criminal y de la huida de los sujetos hacia la parte de arriba de la calle”, explicó Bernarda una de las vecinas.

Sección: