Día Mundial de la Salud: Ojo a las 5 claves para fomentar el autocuidado

Miércoles, Abril 7, 2021 - 13:42

El COVID-19 ha transformado los hábitos a nivel mundial, desde la forma en que se socializa, se consume y se comprende el sistema de salud.

Ahora, hay un miedo latente por ir a los hospitales y una conciencia clara frente al cuidado frente al Covid-19, sin embargo, se ha perdido la noción del autocuidado frente a otras patologías, algunas de las cuales son de alto impacto.

Bajo este contexto, surgen nuevos retos frente al cuidado del paciente y por eso, para conmemorar el Día Mundial de la Salud, Manuel Uribe, Director Médico de AbbVie para Región Norte comparte algunas recomendaciones para tener en cuenta con el objetivo de fomentar el autocuidado integral y llevar un tratamiento adecuado frente al padecimiento de enfermedades crónicas preexistentes.

1. Seguimiento médico regular. La disminución en los índices de asistencia médica provocan graves consecuencias dado que, por un lado, genera un control inadecuado de padecimientos y, por el otro, causa que se agudicen enfermedades de alto impacto como la artritis, que es considerada como una de las principales causas de discapacidad en el mundo.

"Si estas enfermedades son tratadas a tiempo pueden asegurar mayor bienestar para el paciente, por ello la importancia de darle continuidad a las citas de chequeos anuales, trimestrales, mensuales y/o semestrales".

2. Cuidado de la salud mental: Según la más reciente encuesta Pulso Social del DANE el 48,0% de colombianos que conforman la jefatura de hogar ha sentido preocupación o nerviosismo; el 18,1%, cansancio, y el 17,1% tristeza dado el tiempo en pandemia.

Esto es conocido como la cuarta ola del Covid-19 pues hace referencia a las alteraciones en la salud mental que sufren las personas como consecuencia del estrés que genera el escenario de pandemia.

"El estrés incluso puede agravar padecimientos como la psoriasis en que la piel tiende a inflamarse. Lo más recomendable siempre es buscar atención en salud mental y darle prioridad al tema", dijo el profesional.

3. Alimentación equilibrada. Así mismo el régimen alimenticio reduce el riesgo de padecer enfermedades y optimiza las funciones del cuerpo. En ese sentido, lo ideal es consumir de manera equilibrada e integrar diferentes alimentos, nutrientes, carbohidratos y granos.

En el caso de los padecimientos crecientes por cáncer, la buena alimentación minimiza las complicaciones digestivas, mantiene un buen nivel de defensas y permite abordar los tratamientos de la mejor manera. Como consecuencia, se logra un paciente con una mejora en su calidad de vida.

4. Ejercicio constante. Según la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional la actividad física en tiempo libre en Colombia aumentó de 19,9% a 23,5% entre 2010 y 2015.

Cada persona puede elegir un ejercicio de menor o mayor exigencia de acuerdo a su comodidad y recibir los beneficios que se generan a partir de un mayor suministro de oxígeno y un sistema cardiovascular que funciona de manera más eficiente.

De este modo, cuando la salud cardiaca y pulmonar mejora, la persona obtiene más energía en su día a día.

5. Horas de sueño. Un adulto promedio debe dormir entre 7 y 8 horas diarias, sin embargo la Asociación Colombiana de Medicina de Sueño (ACMES) indica que 4 de cada 10 colombianos sufren de patologías como el sonambulismo o el insomnio y por su parte la Encuesta Pulso Social del DANE indica que un 20,8% de colombianos tienen dificultades para dormir.

"Tener problemas constantes para conciliar el sueño o tener un sueño de mala calidad puede causar impactos negativos a nivel fisiológico, cerebral, metabólico y anímico", afirmó el profesional.

Además recomendó establecer horarios fijos de sueño, realizar una actividad relajante antes de dormir y en la medida de lo posible apagar o silenciar los dispositivos electrónicos.

“Los esfuerzos de promoción en salud deben ser constantes y articulados para que toda la población encuentre las mejores rutas de acción que les permita tener un óptimo estado físico, emocional y mental como método de prevención y cuidado frente a enfermedades preexistentes o no existentes. Para esto, es imprescindible mantener un equilibrio entre el seguimiento médico regular, la alimentación equilibrada, el ejercicio constante y las horas de sueño” finalizó Uribe.

 

 

Sección: