¡Pilas! Por el consumo excesivo de bebidas energéticas hombre perdió la vida en EE.UU.

Foto: Ilustración
Lunes, Marzo 2, 2020 - 19:11

John Reynolds se dedicaba a la mecánica y su trabajo exigía turnos nocturnos, por lo que cada día tomaba una lata de bebida energética, para mantenerse activo y poder estar concentrado en sus labores. Sin embargo, esta rutina que tuvo durante años, le produjo un serio problema de salud que acabó con su vida.

Han pasado nueve años desde su lamentable fallecimiento y ahora su viuda, Cassondra Reynolds, de 49 años, inició una campaña para que las bebidas energéticas sean prohibidas en Estados Unidos, asegurando que fue su consumo lo que le produjo a su marido un ataque al corazón.

Una mañana de febrero, Cassondra despertó con un extraño sonido que emitía su esposo John. De inmediato le realizó RCP -reanimación cardiopulmonar- mientras llamaba a emergencia para solicitar ayuda. Sin embargo, los intentos fueron en vano.

Cuando llegaron a emergencia, John fue puesto en coma con soporte vital después de sufrir un paro cardíaco. Dos semanas más tarde, fue declarado con muerte cerebral y fue Cassondra quien tuvo que decidir desconectarlo de las maquinas que lo mantenían con vida.

"El médico me dijo que sus niveles de azúcar eran altísimos y me estaban haciendo todo tipo de preguntas sobre su estilo de vida, si tomaba drogas y si tenía algún problema de salud", dijo la mujer.

"Finalmente, el médico me preguntó si tomaba bebidas energéticas, a lo que respondí que sí, pero solo una vez al día. Inmediatamente explicó que solo se necesita una bebida energética para alterar el ritmo de su corazón causando arritmia cardíaca", dijo para el medio The Mirror.

A pesar de los años que han pasado, Cassondra sigue luchando por leyes más estrictas sobre las bebidas energéticas, para evitar que ocurra lo mismo que con su esposo. "John estaba sano, hacía ejercicio todos los días, se sometió a un examen físico completo el mes anterior y todos sus resultados estaban bien", dijo al mismo medio.

Después de ser declarado con muerte cerebral, la viuda de John pidió a las enfermeras quitar todos los cables para que sus tres hijos pudieran despedirse de él, sin impresionarse por su estado:"Decirles que su padre había fallecido fue la segunda cosa más difícil que he tenido que hacer, la primera fue desconectar su soporte vital", dijo.

"Quiero que la gente sepa lo peligrosas que son estas bebidas y necesito que la gente hable sobre perder a sus seres queridos porque sucede todo el tiempo, simplemente no se enteran de eso". enfatizó.

 

 

Sección: