Suben a 45 los muertos en Israel: "Los teléfonos de los muertos no dejan de sonar"

Viernes, Abril 30, 2021 - 10:16

Suben las cifras de muertos a 45 en la brutal estampida en Israel y que ocurrió en el Monte Merón. En el acontecimiento más multitudinario y que fue calificado como la peor catástrofe reunió unos 100.000 ultraortodoxos judíos se congregaron en Galilea para celebrar la festividad religiosa de Lag Baomer. Los organismos de socorro siguen buscando a los desaparecidos e identificado a las personas fallecidas. 

"Los teléfonos de los muertos no dejan de sonar y vemos [que las llamadas son de] 'mi querida esposa' y 'mamá'", dijo un trabajador del servicio de emergencias Zaka a la radio nacional israelí.

Los primeros anuncios del servicio de emergencias United Hazalah a la 1:25 de la madrugada de este 30 de abril informaban sobre una tribuna que se habría caído aplastando a docenas de peregrinos, sin embargo, a primera hora de la mañana se empezó a informar sobre un posible resbalón de varias personas, en un pasillo estrecho por el que tenía que transitar la masa de peregrinos, provocando un efecto dominó incontenible.

El portal informó que los que venían detrás de los caídos no sabían que había personas en el suelo y, al parecer, la Policía también ignoró en los primeros momentos el hecho y bloqueó una de las salidas.

El resultado por ahora es de 45 muertos, más de 150 heridos, 18 en estado crítico con varios niños entre ellos, y se está investigando si se ha tratado de una negligencia.
 

Masivo y peligroso
Israel, que parece estar de salida de la crisis sanitaria del coronavirus con más de la mitad de su población vacunada, comenzó a relajar las restricciones para evitar contagios de COVID-19 hace dos semanas.

El aforo permitido para eventos en el exterior está en 10.000 asistentes, y sin embargo la anual peregrinación al Monte Merón, a visitar la tumba del rabino Simón Bar Yochai, un místico del siglo II, reunió anoche a unas 100.000 personas.

El Monte Merón es una pequeña montaña en el norte del país, en la región de la Galilea, y a la localidad de Merón que está a sus pies cada año llegan centenas de autobuses con miles y miles de peregrinos.

"La festividad celebra un milagro relatado en el libro sagrado del Talmud, que cuenta que la pandemia que mató a más de 20.000 alumnos del importante Rabino Akiva en el siglo II cesó ese día, y su pródigo alumno, el otro gran rabino, Bar Yochai, murió tal día como ese, así que es una doble conmemoración", explicó a Sputnik la rabina Diana Villa.

Un periodista religioso del noticiario de Kan decía en su informe que, como observador de este fenómeno durante años, lo extraño es que una tragedia así no hubiera sucedido antes. "Por las tremendas aglomeraciones y lo precario de las instalaciones", enfatizó.
 
Según informó el diario Haaretz, hace una década el controlador del Estado ya advirtió sobre la precariedad de las instalaciones de la tumba y sus alrededores, declarando el lugar como no apto para las multitudes. Y la misma figura pública volvió sobre la misma advertencia en 2018.