Vamos a rastrear y destruir hasta el último terrorista de la CIA y Seúl: Corea del Norte

Foto: agencia Reuters
Viernes, Mayo 5, 2017 - 15:20

El gobierno del presidente Kim Jong Un acusó a Corea del Sur y Estados Unidos de conspirar en contra de su presidente y de planear envenenarlo.  

Corea del Norte denunció este viernes que EE.UU. y Corea del Sur elaboraron un plan para envenenar al presidente norcoreano Kim Jong Un, que implicaba el uso de armas químicas, en abril pasado.

La denuncia fue hecha por el Ministerio de Seguridad Estatal que habría detectado a un grupo infiltrado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Servicio Nacional de Inteligencia de Seúl para realizar preparativos “encubiertos y meticulosos" y atentar contra su líder mediante el uso de sustancias químicas".

De acuerdo con Corea del Norte, en 2014 habrían sobornado a un hombre norcoreano que trabajaba en un complejo industrial en el territorio ruso de Jabárovsk para que cometiera un "atentado terrorista"  en contra del presidente de Corea del  Norte.

Corea del Norte no tardó en lanzar un "ataque antiterrorista" contra las agencias de inteligencia por la conspiración. "Vamos a rastrear y destruir sin piedad hasta el último terrorista de la CIA y de la inteligencia de Seúl”, asegura el comunicado.

De acuerdo con las investigaciones EEUU y Corea del Sur querían asesinar al líder norcoreano durante los actos en marzo en el Palacio del Sol (donde están embalsamados su abuelo y su padre, Kim Il-sung y Kim Jong-il) y en el desfile militar que celebraba el natalicio de su abuelo.

De acuerdo con el comunicado, se  usarían sustancias  químicas, incluidas sustancias radioactivas y nanovenenos. Con esto obtendrían resultados en 3 o 6 meses.

Supuestamente el pago lo hizo la inteligencia de Seúl, por un valor cercano a los 40.000 dólares y le habrían dado al presunto atacante un transmisor-receptor de satélite.

Según el comunicado, en 2016 cuando ‘el infiltrado’ vivía en Pyongyang, le dieron instrucciones para acceder a los lugares de las celebraciones y 200,000 dólares para establecer un centro de enlace en el extranjero. El objetivo era introducir los equipos y materiales necesarios y para sobornar a cómplices. "Le insistieron en que tomara las mejores medidas para examinar y preparar la operación, ya que podría desencadenar un incidente catastrófico, como una guerra”, dice el documento difundido por la agencia. 

Sección: