Álvaro Uribe y su investigación por falsos testigos: de acusador al banquillo, así va todo

Domingo, Febrero 10, 2019 - 09:36

No es nuevo el pleito que tienen Álvaro Uribe Vélez e Iván Cepeda por el caso de falsos testigos. Recientemente, incluso, la Corte pareció darle la mano al segundo y lo admitió como víctima en una investigación en la que el ex presidente ha pasado de acusador al banquillo.

Desde el año 2012, cuando el mismo Uribe denunció a Cepeda por presuntamente crear falsos testigos, pareció él mismo ‘clavarse el cuchillo’. La Corte no encontró motivos ni pruebas para investigar al senador del Polo Democrático, pero si al expresidente.

Dos años después, en el 2014, Cepeda reveló los testimonios que lo relacionaban al expresidente con el paramilitarismo en Antioquía, y en febrero del 2018, la Corte Suprema de Justicia encontró argumentos para investigarlo. ¿Qué ha pasado a la fecha?

El Alto Tribunal lo llamó a indagación, ajeno de lo ocurrido con Cepeda, porque presuntamente permitió que se iniciaran gestiones para manipular testigos, siendo el representante Álvaro Hernán Prada, también citado a diligencia judicial, su presunta pieza clave en esta movida. De ahí a que ambos estén siendo investigados por los delitos de fraude procesal y soborno.

Aquello ocurrió en julio del año anterior, y a la fecha Uribe finalmente no ha comparecido ante la Corte: ‘triquiñuelas’ como una recusación contra los magistrados investigadores José Luis Barceló, Luis Antonio Hernández, y Fernando Castro, la misma nulidad del proceso que pidió y que aún no se resuelve, e incluso su amenaza a renunciar como senador, que llegó a prever que el caso podía pasar a manos de la Fiscalía, han sido sus jugadas para dilatar el proceso.

Uribe aún tiene un ‘as bajo la manga’, pero es tenue: las nuevas salas de la Corte que establecieron la ley que garantiza la segunda instancia para los aforados han hecho que su proceso esté hoy en manos de la Sala de Instrucción y de la magistrada Cristina Lombana.

Fue justamente esta sala la que declaró como víctima al senador Iván Cepeda el pasado 8 de febrero y reactivó el caso en su contra, permitiéndole a este último acceso al expediente y a todas las diligencias, pues se definió que el caso se revisara conjuntamente.

Ajeno a ello, en la resolución de las petición de nulidad del caso que interpuso Uribe solicita que todo lo que ha sucedido de ahí hacia atrás debe borrarse, pues la actual diligencia no inició en la actual Sala de Instrucción y vulnera el derecho a la doble instancia.

A esto hay que sumarle algunas interceptaciones que se aportaron al expediente de Uribe, que provinieron de la investigación a Niltón Córdoba por el denominado ‘Cartel de la Toga’, y que los magistrados deben determinar su aceptan u omiten esta dentro de la investigación.

“En todo caso fueron pruebas legalmente ordenadas (…) Lo que en todo caso queda claro es que aún y en el escenario de que existiera la nulidad de esa prueba en concreto, para nada afecta el curso del proceso y para nada afecta el valor probatorio de las demás pruebas”, señaló el abogado de Cepeda, Reynaldo Villalba.

Sección: