Bajo el calor de la rumba lo apuñalaron de muerte: sangrienta fiesta en Pasto

Lunes, Junio 10, 2019 - 16:03

Lo que sería una reunión de amigos, que pretendían disfrutar luego de observar el partido del Deportivo Pasto ante Junior de Barranquilla, no terminó de la mejor manera, luego del asesinato de Jonathan Andrés Bolaños Barrera de 22 años de edad, quien recibió una puñalada cuando se encontraba en la parte interna de una discoteca situada al occidente de la capital de Nariño.

Los hechos

El caso se presentó al promediar la media noche en la discoteca El Duende, localizada sobre la avenida Panamericana 18-30 del barrio Atahualpa.

Al parecer, Bolaños Barrera se encontraba en compañía de unos amigos, la noche transcurría de forma normal. De un momento a otro se habría presentando un mal entendido con otras personas pero que no significó nada anormal.

Le cortó la yugular

Sin embargo, se presume que un hombre de aspecto joven desenfundó un cuchillo, y sin mediar palabra se acercó por la espalda de Jonathan Andrés y le propinó una puñalada en el cuello, afectando la vena yugular.

De inmediato varias personas y amigos de Bolaños Barrera, le prestaron los primeros auxilios trasladándolo hasta el hospital Universitario Departamental de Nariño, a pesar de las labores de reanimación, esta persona falleció minutos más tarde.

Agentes de criminalística del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía General de la Nación, fueron los encargados de realizar la inspección del cadáver y su levantamiento. El cuerpo fue llevado hasta la morgue del Instituto de Medicina Legal de Pasto, donde le practicaron la necropsia y se estableció su plena identidad.

Investigación

Varios testigos habrían señalado al responsable de este crimen, se intuye que el homicida reside en el barrio Tamasagra, en este sentido las autoridades ya lo tendrían individualizado y sería cuestión de horas para que se produzca su captura.

Era estudiante

Jonathan Andrés Bolaños Barrera estudiaba en un reconocido  centro de educación superior en Pasto, pertenecía a una familia de tres hermanos, sus allegados expresaron que no tenía problemas con nadie ni tampoco había sido amenazado. Las autoridades presumen que se trataría de un acto de intolerancia ocurrido en el interior del establecimiento público. 

Sección: