Carnicería brutal y sin misericordia: de 25 puñaladas entregaron a la muerte al venezolano

Martes, Marzo 5, 2019 - 13:48

Un profundo dolor embarga a los familiares y amigos del venezolano Joel Rodríguez de 30 años, a quien sus allegados también conocían como ‘Guajiro’ y ‘Pepe Yoe’. El hombre salía de una reunión en las inmediaciones del barrio Naranjos, localidad de Bosa en Bogotá, cuando la muerte lo arropó

Un grupo de sujetos a su alrededor comenzó a discutir, desencadenándose así una mortal riña. El hombre, quien se desempeñaba como cotero en Corabastos, recibió 25 puñaladas en el siniestro evento. Autoridades siguen la pista del escalofriante hecho.

El relato

Con una maleta cargada de sueños, Rodríguez se apartó de su natal Maracay, en Venezuela, con la finalidad de trabajar por el futuro de su único hijo, de 10 años, en la capital colombiana. El ‘Guajiro’, como solían llamar al venezolano sus compañeros de Corabastos, vivía solo en la localidad de Bosa, donde en poco tiempo alcanzó a ganarse el aprecio de sus vecinos del barrio Naranjos.

Sin embargo, una decisión a tomar habría sentenciado la vida del carismático cotero, quien luego de una ajetreada semana accedió al inusual despeje. De esta manera, el hombre de la tez morena y el acento ‘cantao’’ asistió con un presunto conocido a una taberna, la cual se hallaba muy cercana a la vivienda en la cual se había residenciado.

No obstante, pasadas las 12 de la noche, Joel decidió irse a su casa a descansar, pues temía llegar tarde al trabajo y no poder enviar dinero para su primogénito. Mientras el venezolano caminaba en dirección a su casa, un presunto enfrentamiento entre bandas se dio sobre las inmediaciones de la calle 70A con carrera 80J, donde en su intento por huir de la espeluznante escena, resultó presuntamente confundido por uno de los pandilleros.

Este último lo tomó por la camisa y le propinó 25 puñaladas. En medio de los gritos de horror que se desataron bajo el manto de la madrugada, varios residentes del sector optaron por colocar en alerta a las autoridades, ahuyentando así a los criminales.

Los testigos del hecho intentaron trasladar rápidamente a la víctima hasta un centro asistencial, pero ningún carro se detenía al ver a la víctima completamente ensangrentada. Luego de varios minutos, la policía llegó y trasladó al cotero hasta el CAMI de Bosa, donde desafortunadamente se apagó la vida del destacado trabajador de Corabastos.

El cadáver de la víctima fue inspeccionado por el Cuerpo Técnico de Investigaciones, el cual no pudo identificar al ciudadano extranjero durante el referido levantamiento.  Seguidamente, el cuerpo fue remitido al Instituto de Medicina Legal, donde se encuentran a la espera de que un familiar realice la reclamación del mismo.

 

Sección: