Caso Uribe: Los argumentos que tiene la Corte Suprema para la detención del expresidente

Foto: Cortesía
Domingo, Agosto 9, 2020 - 12:30

Probablemente esta fue una de las semanas más difíciles en la vida del senador Álvaro Uribe Vélez: la Corte Suprema de Justicia ordenó su detención, supo que se contagió de COVID-19 y su exabogado Diego Cadena quedó como él, con casa por cárcel, mientras avanza la investigación contra ambos por soborno en actuación penal y fraude procesal. A ellos los señalan la Sala de Instrucción de la Corte y la Fiscalía, respectivamente, de haber manipulado testigos en busca de beneficiar al expresidente. Ofreciendo prebendas, Uribe y Cadena habrían tratado de que quienes han salpicado al exmandatario por supuestos nexos con el paramilitarismo se retractaran y de que otros hablaran en su favor.

Manipulación de testigos

Así mismo, el magistrado Héctor Javier Alarcón señaló que las conductas reprochadas contra Uribe Vélez, fueron posteriores al 16 de febrero de 2018, fecha en que la Sala de Casación Penal compulsó copias contra el Senador del Centro Democrático, al archivar una denuncia formulada por él.

“Después de emitido este archivo, al parecer, con la aprobación del Senador, personas allegadas a él habrían emprendido probables actos de manipulación de testigos”, agregó el Presidente de la Sala Especial.

El 24 de julio de 2018, la entonces Sala de Instrucción de la Sala Penal abrió proceso formal contra el senador, Álvaro Uribe y el representante, Álvaro Prada. En el curso del proceso investigativo, ambos congresistas rindieron indagatoria ante la nueva Sala Especial de Instrucción en octubre de 2019.

“Luego de escuchar sus explicaciones y la práctica de múltiples pruebas, muchas de ellas pedidas por la defensa, la medida restrictiva de la libertad del senador Uribe Vélez tiene como fundamento gran cantidad de material probatorio recaudado y analizado por la Sala Especial de Instrucción. Dicho material, hace parte de la reserva del sumario e incluye pruebas testimoniales, inspecciones judiciales, registros fílmicos, grabaciones e interceptaciones telefónicas, que al parecer indican su presunta participación como determinador de los delitos de soborno a testigo en actuación penal y fraude procesal”, acotó el magistrado Héctor Javier Alarcón.

Un audio que tal vez fue modificado 

El 5 de abril de 2018, el abogado Diego Cadena se reunió con Deyanira Gómez, esposa de Juan Guillermo Monsalve. En esa reunión, se supone, iban a concretar la retractación por parte de Monsalve, un hombre condenado a 37 años de prisión por varios delitos, que es a su vez hijo de un antiguo mayordomo de la hacienda Guacharacas. Esa propiedad, ubicada en el nordeste de Antioquia, fue durante muchos años de la familia Uribe y, según lo que Monsalve ha asegurado a las autoridades, fue escenario de la promoción del bloque Metro de las autodefensas por parte tanto del expresidente como de su hermano Santiago Uribe (cuyo juicio por nexos con grupos ilegales está en la recta final).

De esa reunión con Deyanira Gómez salieron dos grabaciones: cada uno hizo una por su cuenta, sin decirle al otro. Y ambos, además, se la entregaron a la Corte. El alto tribunal se puso en la tarea de compararlas y concluyó que la aportada por Cadena era menos comprometedora con respecto a él. Su grabación dura 19 minutos; la de Gómez, 40. Para la Corte, esa alteración del audio tenía como propósito mostrar el interés inexistente de Gómez de pedirle dádivas a cambio de que su esposo se retractara, que era lo que Cadena quería. En dos conversaciones distintas, Cadena le dijo al expresidente Uribe que iba a presentar “el audio editado”. En la segunda charla sobre el tema, Cadena aclaró: “Perdón, transcrito”. Se sabía de la existencia de esos audios, pero no del cotejo que hizo la Corte.

Sección: