Conmoción en Nariño: lo interceptaron a la salida de una gallera y le clavaron 7 puñaladas

Miércoles, Abril 3, 2019 - 11:53

Las autoridades están tras la pista de los asesinos de un adolescente de 17 años, quien fue muerto de siete puñaladas a las afueras de una gallera. El caso se presentó en el corregimiento de Santa Rosa en zona rural del municipio de Policarpa al norte de Nariño.

Los hechos

Según se pudo establecer, el caso se habría presentado al promediar las 3:00 de la mañana del lunes. Al parecer, el joven se encontraba desde tempranas horas en el sitio de diversión pública, donde había realizado varias apuestas.

Se presume que la fortuna no le sonreía y eran varias las apuestas que perdió en varias peleas de gallo.

Lo persiguieron

Ya entrada la madrugada del domingo, el hoy occiso abandonó la gallera y se dirigió a su casa, pero en el mismo momento otros sujetos lo siguieron hasta las afueras.

Se presume que se presentó un intercambio de palabras de grueso calibre, hasta que de un momento a otro una persona desenfundó un cuchillo y le propinó siete puñaladas, lo que le produjo su muerte de manera inmediata.

Lo llevaron al monte

Trascendió que los homicidas al parecer en un carro trasladaron el cadáver hasta una zona boscosa del sector, donde lo abandonaron para luego huir con rumbo desconocido.

Lo encontraron el lunes

Los familiares del asesinado al enterarse de estos hechos, empezaron a buscarlo por la región, encontrándolo en horas del mediodía, en una zona desolada y con abundante vegetación. se intuye que los asesinos luego de percatarse que esta persona estaba sin vida lo arrojaron entre los matorrales.

El inspector de Policía de la localidad, realizó el reconocimiento de la zona y el levantamiento del cadáver, el cual fue llevado hasta la morgue en la población de Policarpa, donde le practicaron la necropsia y se estableció su plena identidad.

Las autoridades tratan de dar con el paradero de los asesinos del joven, quien se dedicaba a la agricultura desde hace varios años. Los allegados a la víctima expresaron que él no tenía amenazas de muerte ni enemigos, y que todo se habría tratado de un asunto de apuestas e intolerancia. 

Sección: