La muerte no le dio escapatoria: en su frente, la pavorosa sentencia de su madre en Huila

Viernes, Enero 18, 2019 - 14:32

Luz Marina Quintero Ángel, de 40 años, quien se encontraba en delicado estado de salud tras sufrir un brutal accidente de tránsito en su motocicleta cuando iba en compañía de su hijo Yandel Carlos Quintero, no logró recuperarse de los golpes y falleció el pasado miércoles en la clínica Uros de Neiva, Huila.

Los hechos se presentaron el pasado lunes festivo 7 de enero en horas de la noche en la vereda Claros de Garzón, por donde transitaban madre e hijo a bordo de una motocicleta, cuando fueron brutalmente golpeados por otra motocicleta en la que iban dos hombres.

El fuerte impacto provocó que los conductores de los velomotores salieran despedidos, causándose múltiples golpes y laceraciones en sus cuerpos. La primera hipótesis que manejan respecto al brutal choque consiste en una aparente imprudencia generada por uno de los conductores quien, además, manejaba en aparente exceso de velocidad.

Una vez se registró el hecho, algunos moradores de la zona rápidamente se acercaron para auxiliar a las víctimas a quienes le prestaron ayuda, hasta que minutos después llegaron paramédicos en una ambulancia y los remitieron a un centro asistencial.

De esta manera llegaron a la unidad de urgencias Yandel Carlos, quien presentaba algunos golpes y en sus piernas y brazos, mientras que Luz Marina ingresó en estado de inconsciencia, y por la gravedad de sus heridas tuvo que ser traslada de urgencias al hospital central de Neiva, donde se conoció que el pasado miércoles su cuerpo dejó de emitir signos vitales y falleció.

Las autoridades de Movilidad se encuentran investigando el hecho con el fin de establecer la responsabilidad de los implicados, y así tomar las medidas pertinentes del caso. El cuerpo de la mujer será trasladado a la ‘capital diocesana’, donde sus familiares y amigos le darán el último adiós.

Redacción EXTRA Huila

 

Sección: