Las corrientes lo llevaron por los caminos que siguió su abuela: pavoroso fin en Santander

Foto: Vanguardia Liberal
Viernes, Noviembre 16, 2018 - 12:35

La familia de Pablo Sergio Robles León de 28 años aún no se explica que motivó invocó a la muerte entre su seno, y puso fin a la vida del hombre, en medio de un día de diversión y esparcimiento que tenían en la cascada El Caney, jurisdicción del municipio de Piedecuesta, Santander.

Promediaban las 9:00 de la mañana del pasado jueves, cuando el hombre y varios integrantes de su familia llegaron al afluente, que queda en la vereda El Cobre, a aproximadamente una hora y media del barrio El Mirador. Dicen testigos del hecho que el joven estaba junto a su prima sentados en una piedra, cuando una creciente los arrastró a ambos. La mujer, como pudo, logró salir, suerte con la que no contó Pablo.

“Una familiar dijo que estaban a la orilla del río y la corriente se lo llevó. Ellos afirman que pudieron rescatarlo, pero se bloquearon y lamentablemente como nadie sabía maniobras de reanimación, falleció por ahogamiento”, señaló Juan Carlos Garzón, comandante de la Defensa Civil de Piedecuesta.

Bomberos, Defensa Civil y Policía se encargaron de los trabajos de rescate y traslado del cadáver hasta el casco urbano del municipio, que tras una larga labor fue sacado de la zona hasta las 5:00 de la tarde. Al parecer, Pablo había viajado desde Bogotá a dicha zona, para asistir al sepelio de su abuela.

 

Sección: