Nuevos y escabrosos detalles del sangriento y espantoso fin de hombre en fleteo en Soacha

Jueves, Agosto 2, 2018 - 12:19

Los residentes del barrio La Amistad y de El Nogal de Soacha, no salen del asombro ante los hechos sangrientos que se han presentado en las últimas horas en la zona, donde en menos de 24 horas han perdido la vida dos residentes en forma violenta  a manos de la delincuencia.

El primer caso tuvo como escenario el barrio El Nogal (Soacha), donde un trabajador de una empresa textilera de nombre Fredy Garzón, fue asesinado cobardemente a cuchillo por robarle un celular. Ahora, en las horas de la noche del martes, un comerciante e interventor de vías identificado como Alejandro Pachón de 36 años, fue baleado dentro de su camioneta en  medio de un fleteo.

Horas antes

El hecho de sangre se remonta desde el instante que Alejandro, quien se había caracterizado por ser un hombre carismático y de una alegría insuperable, salió de su sitio de residencia ubicado en la calle 25 con carrera 7, sector de la Amistad, en compañía de su suegro, con el fin de realizar varios trabajos concernientes a su profesión.

Pachón se subió en la camioneta rápidamente y llegó  al lugar donde iba a ejecutar sus trámites. En estas labores permaneció todo el día. Entrada la noche le comunicó a su pariente que lo acompañara a una de las entidades bancarias con el fin de retirar una gruesa suma de dinero con la que iba a realizar un negocio. Entonces la pareja de allegados se desplazó en el vehículo y se trasladó hacia el centro de Soacha a ejecutar la transacción.

Seguimiento fatal

Pachón llegó al banco y retiró la plata. Parece ser que en el momento de guardar el dinero, un grupo de fleteros lo habían marcado para robarlo. Sin imaginar que había sido señalado por los hampones, Alejandro salió y se desplazó en la camioneta blanca rumbo al sector de La Amistad.

Los criminales sigilosamente comenzaron a seguirlo y en el momento  de llegar a pocos metros de su casa una de las motos donde venía una pareja de ladrones se adelantó y enseguida el parrillero para que Pachón detuviera la marcha le disparó.

 Balas asesinas

Una de las versiones oficiales apuntan a que Alejandro, quien era conocido también en el gremio de los taxistas, debido a que estuvo al frente del volante de uno de los amarillitos durante cinco años en Soacha, reaccionó y aceleró la furgoneta hacia el Nogal para evadir a los hampones llevándose por delante a los hombres del crimen y evitar el robo de la plata.

Pachón llegó a sitio donde se está realizando una obra, donde queda una especie de parqueadero, y allí fue alcanzado por otra pareja de matones que se desplazaba en otra moto que le cerró el paso. Entonces, uno de los fleteros desenfundó un arma, le apuntó a la venta y le descargó tres tiros. El suegro salió ileso.

“Fue terrible lo que ocurrió. Yo estaba trabajando en el negocio cuando escuché los disparos. Al  salir observé como una moto salía del sitio rápidamente. Enseguida corrí hasta donde estaba la camioneta y adentro estaba el vecino lleno de sangre.”, expresó el asustado joven. Luego Alejandro fue llevado a hospital donde murió.

Redacción EXTRA Bogotá

 

Sección: