Siniestro fin fuera de todo cálculo: niña de 5 años vio morir a toda su familia en Boyacá

Miércoles, Noviembre 28, 2018 - 14:32

El invierno que por estos días vive la provincia del Bajo Ricaurte en Boyacá provocó una atroz tragedia: toda una familia pereció a causa de una avalancha. En medio de la desgracia hubo un milagro, una niña de tal solo 5 años sobrevivió.

Todo empezó a gestarse el pasado domingo cuando Érika Eliana Peña Pinzón, con sus hijas Karen Dayana de 22 años y Carli Angeline García Peña de 5 años, decidieron salir de Barbosa, Santander, rumbo a un paseo a la finca El Naranjo ubicada en Moniquirá.  Este predio hace parte de la vereda Monjas Bajo y sería propiedad de Mariluz García.

En esta finca laboraba como encargado Rubén Ardila Vargas de 26 años. Aprovechando el fin de semana Érika, Karen, y la pequeña Carli Angeline, junto con Rubén Ardila, decidieron irse a bañar en la quebrada La Sicha, la cual pasa a unos 300 metros de la finca. La tarde avanzaba, sin embargo a eso de las 5:30 pm la muerte venía bañándose quebrada abajo.

Se conoció que una fuerte lluvia en la zona alta de la quebrada provocó una intempestiva crecida, cuyas enfurecidas aguas arrastraban árboles, rocas, lodo, entre otros objetos. Ruben, al percibir la proximidad de esta crecida convertida en avalancha, lo primero que hizo fue tomar a la pequeña Carli Angeline para arrojarla con gran fuerza fuera del agua hacía un lote cercano y así ponerla a salvo.

Sin embargo, el trabajador, mamá e hija mayor no tuvieron las más mínima oportunidad de escapar de las mortales garras de esta crecida. La menor de 5 años vio cómo su mamá y su hermana y aquel héroe que la salvó, eran arrastrados por esta avalancha. Sus cuerpos desaparecieron ante su mirada. En medio del llanto la menor regresó a la vivienda donde se estaban quedando, con el agravante de que no había socorro alguno.

La pequeña se quedó sola durante toda la noche del domingo. El llanto y sueño la vencie-ron por un momento. Con los primeros rayos del sol, la niña salió a buscar alguna persona para contarle lo sucedido. Los vecinos, al escuchar el estremecedor relato, llamaron a las autoridades. Desde entonces Bomberos y Defensa Civil iniciaron inmediatamente labores de búsqueda y rescate.

Sobre la 1:15 p.m. del lunes encontraron el cuerpo sin vida de Rubén Ardila. A las 5:00 pm hallaron a la joven Karen Dayana. Los cuerpos de socorro aún siguen buscando a Érika Eliana, a pesar de la torrencial lluvia. Respecto a la pequeña, quedó en protección del ICBF para contención y apoyo por psicología y restablecimientos de derechos.

Rubén Ardila Vargas hacia parte de la Federación de Jóvenes Adventistas FEJA Asoriente, y era el guía mayor en el Distrito de Barbosa. El cuerpo sin vida de Vargas sería trasladado a San Vicente de Chucuri, Santander, donde reside su familia.

Redacción EXTRA Boyacá

Sección: