“Proyecto de Ley de cigarrillos electrónicos y vapeadores necesita mejoras": Mauricio Toro

Miércoles, Mayo 20, 2020 - 08:52

El Representante Mauricio Toro, ponente del Proyecto de ley, aboga porque el debate se aleje del paternalismo, el populismo y el prohibicionismo, que históricamente han fracasado y que ponen en peligro la salud de los colombianos y llevan a incrementar el contrabando y el mercado negro. Mayo 19 de 2020.

Durante la discusión y votación en Comisión Séptima de Cámara de Representantes del proyecto de ley que regula el uso de cigarrillos electrónicos y vapeadores, el Representante Mauricio Toro del Partido Alianza Verde, alertó sobre los riesgos de adoptar normas prohibicionistas.

Según el representante del Partido Alianza Verde, que se plantee la prohibición como la base para regular el mercado y consumo de los dispositivos sería un retroceso en la aproximación que se le debe dar a este tema.

“Se ha demostrado históricamente que el prohibicionismo no es la solución. Prohibir estos dispositivos es tapar el sol con un dedo. Necesitamos una política pública basada en la reducción del daño al consumidor, regulación urgente de las sustancias, porque si no el negocio va a seguir, pero siendo más rentable para los ilegales y más peligroso para los adolescentes”.

El Representante Toro aboga por una legislación moderna que no tenga que apelar a legislaciones creadas hace más de 10 años.

 “Pretender regular estas nuevas tecnologías con una Ley del 2009 es como querer arreglar un iPhone con alicate o regular las Plataformas de Transporte con leyes hechas para taxis” Por eso, el Representante además de apoyar la prohibición de la publicidad y la venta a menores de edad, ha propuesto que el INVIMA supervise el contenido de las sustancias que se emplean en los vapeadores, así como pedir que la Superintendencia de Industria y Comercio vigile la comercialización de estos dispositivos mediante plataformas y canales de comercio electrónico.

Por último, Toro hace un llamado a que la Comisión Séptima acepte el reto de asegurar que el acceso a los menores de edad de estos dispositivos estará prohibido, pero sin satanizar a aquellos adultos que deciden utilizarlos como alternativa al consumo de cigarrillos.

Sección: